Yo sólo sé que no sé nada.

martes, 30 de abril de 2013

Reflexion sobre "La Ola"

El mundo actual parece haber aprendido la lección, tanto, que ya casi ha olvidado aquellos momentos de la historia durante los cuales un grupo de hombres tomó el poder y haciendo uso de la fuerza, la violencia, y la psicología controló y esclavizó a una población, discriminando y abusando. Podemos buscar ejemplos recientes de esclavitud y de control, el nazismo, el fascismo italiano... todos ellos son ideologías extremistas que pretenden un bien, y quieren imponer un estilo de vida, y unos ideales sin importar las consecuencias que ello conlleva, como el fin de la supuesta raza judía que llevaba a la esterminación en campos de concentración nazi y la muerte de millones de personas inocentes.

En la película "La Ola" se refleja la capacidad y lo fácil que resulta llevar acabo una autocracia, en la que el poder recae sobre una sola persona, quizás como se planteaba en la película, parezca algo imposible y ajeno a nuestros días, mas es POSIBLE como queda demostrado en el film. 

La trama de esta película gira alrededor del profesor Rainer Wenger, a quien le es asignado dirigir un proyecto educativo en torno a la autocracia. El profesor Wenger articuló una serie de clases en  las que presentó los elementos que intentan dar sustento a esta metodología política: espíritu de grupo, sentimiento de comunidad, ideales comunes, disciplina y ayuda mutua. En apenas unos días el experimento cobró vida propia y alumnos de toda la escuela se unieron a él. Lo que comenzó con una serie de ideas inocuas, se fue convirtiendo en un movimiento real. Los jóvenes  se entusiasmaron, se pusieron un nombre, mejoraron en autoestima e iniciativa, superaron sus diferencias sociales, se implicaron en el diseño de un símbolo gráfico, adoptaron un uniforme común y un saludo propio. Las críticas de varias alumnas al experimento -cuestionado también por otros profesores y por grupos anarquistas- llevaron la situación mucho más allá de lo que nadie había imaginado. 

Esta película consigue hacernos reflexionar acerca de la vida, de lo fácil que pude resultar volver a repetir esta situación, y mas hoy en día cuando existen tan pocos valores y la  vida se sustenta en cosas tan materiales, y sin esencia, donde el respeto, el amor, y la democracia son valores y conceptos perdidos y vistos como "anticuados".
Personalmente aunque me opongo rotundamente a una autocracia, bien es cierto que los ideas base, es decir, la comprensión que sienten en el grupo, la ayuda que se dan mutuamente, el luchar por unos objetivos comunes y el deseo de mejorar la situación en la que viven, eso si, siempre desde un punto de vista racional, sin pisar la libertad de los demás y usar la violencia como medio de acción y de imposición de ideas.

En conclusión, en esta película se observa que la insatisfacción del individuo puede nuevamente evolucionar hacia cualquier tipo de autocracia, y cómo un exceso de poder puede desembocar invariablemente tanto en la opresión como en la discriminación, y con ello en una autocracia cargada de violencia. Debemos reflexionar, pararnos un momentos y pensar siempre antes de involucrarnos en cualquier tipo de movimiento, y tener siempre presente que los que una vez sucedió puede volver a pasar, por ello debemos conocer nuestra historia y las ideologías que en un pasado hirieron a la humanidad.

1 comentario:

  1. Bien Ana Mª. La necesidad de ayuda y comprensión por parte del grupo que comentas es también destacada por los autores comunitaristas que estudiamos el pasado año (Taylor, Walzer...)
    Saludos

    ResponderEliminar